HISTORIA DE UN


crimen

UY!

Todos estábamos ahí cuando la policía tocó la puerta. Toc-toc. El asesino apenas si levantó los ojos. Metió las manos entre las costillas del ave que tenía en frente y jaló con fuerza. El sonido terrible de huesos fracturados se apagó de pronto con los golpes ansiosos de la policía. El asesino dejó el cuchillo a un costado y se secó la sangre en su polo blanco. Sonrió con cinismo y miró a la puerta. Luego alguien gritó corte. Oficialmente habíamos rodado nuestra primera escena policial. Hasta ese preciso momento caímos en cuenta que todos habíamos compartido un crimen real: El de habernos pasado la vida, sin hacer lo que amábamos. Nuestro crimen, sin embargo, acabaría unos meses después cuando decidimos dejarlo todo y montar Six Lab, un excitante pretexto para hacer cine, música y publicidad.

OH SI!

Comparte tus habilidades

TRABAJEMOS

juntos